setiembre 28, 2008

Enfermedad de los Sentimientos






La experiencia de mi compañera con estudiantes adictos a alcohol y drogas, me hizo reflexionar sobre este flagelo e indagar en respuestas que aporten luz. En este momento, inicio con más dudas que certezas:

¿El docente o la institución educativa están preparados para enfrentar este fenómeno? ¿Cuánto del quehacer pedagógico con estos estudiantes se basa en prejuicios o investigaciones científicas? ¿El sistema educativo debe involucrarse en la rehabilitación o prevención o en ambos actos? ¿Qué consecuencias tiene la adicción a sustancias químicas en la comunidad escolar y familiar? ¿Cómo es el síndrome emocional de la adicción de alcohol y drogas?

Aunque el consumo de sustancias químicas para modificar el estado de ánimo o la percepción de la realidad se ha utilizado en casi todas las culturas. En el último tiempo la oferta y demanda del consumo de alcohol y drogas ha aumentado exponencialmente.

Un rasgo evidente de esta estación es la facilidad de crear entornos corruptos que denigran la esencia del ser y atentan contra la vida humana, sana y feliz. Incluso se ha ocultado de la cotidianeidad, tradicionales arquetipos para introducir otros que responden más a una comunidad consumista e inhumana.

El consumo de alcohol y drogas es una epidemia nefasta de nuestra civilización que no distingue edad, cultura, nivel socioeconómico ni actividad. No obstante, los niños y jóvenes han sido más vulnerables a la influencia putrefacta del consumo de sustancias que aniquilan. Según información de autoridades, el consumo de alcohol y drogas se inicia cada vez más a temprana edad, alrededor de los 11 a 12 años. Por eso, no es extraño que en las aulas existan estudiantes con adicción a sustancias químicas.

Es indudable que el alcohol, la marihuana, la cocaína, algunos medicamentos y otras drogas sintéticas dañan profundamente la esencia del ser humano. Entonces uno se pregunta ¿por qué ocurre?

Entre los innumerables autores que responden la pregunta, quiero mencionar la de Raúl Schilkrut y Maite Armendáriz que hablan de “enfermedad de los sentimientos”, pues me parece una metáfora muy significativa de la condición humana y muy reveladora del ‘estilo’ de existencia actual.

Y para explicar la adicción de alcohol y drogas señalan tres factores que posibilitan esta enfermedad:


1.- Factores de personalidad:

* Predisposición genética.

* Autoimagen alienada.

* Intolerancia a la frustración.

* Desinhibición e impulsividad.

* Debilidad emocional.

2.- Factores familiares:

* Carencias afectivas.

* Autoridad excesivamente permisiva o autoritaria.

* Experiencias traumáticas (muertes, pobreza, otros).

3.- Factores ambientales:

* Fácil acceso al consumo de drogas.

* Consumo de alcohol y drogas en el entorno.

* Presión del grupo de pares.





No hay comentarios.: